sábado, febrero 14

El rojo por sangre y la sangre por heridas.







El jueves me sentí muy señora, sí, señora; qué raro.
Después de mi 'sesión' de asquerosas fotos en la escuela, fuimos al sanborn's porque me dió hambre, pero en lugar de entrar al restaurante, entramos al bar.
Para mi sorpresa, sí había gente, entre esas personas, parejas sesentonas y cuarentones solitarios; meseras con horrendos sacos rojos de polyester; la shiny barra; un muchacho tocando guitarra y cantando canciones a petición; unas ventanas que me recordaron a una imaginaria noche de lluvia en los 30's.

Después de ordenar, me arrepentí totalmente.
En mi impulso del momento, pedí una Piña Colada. Oh y era 2x1; odio las piñas coladas con licor.
Lo peor y más chistoso fueron las Medias de Seda; el trago más asqueroso que he probado en mi vida.

Y ayer..
Pensé que la iba a pasar mal; la pasé muy bien, excepto al final, cuando al voltear hacia enfrente encontré algo que no quería ver y mi cerveza resbaló -con bastante naturalidad- de mi mano.
También, despedirme a las 3 y llegar hasta las 4:30 a mi casa por razones ajenas a mí.
No soy sólo yo la que pasa días de San Valentín a duras penas con unos cuantos amigos; no, pero ya me estoy hartando; no he caído en la desesperación, pero no quiero que falte poco.
Ya le dije a algunas amigas que si en 10 años seguimos igual, nos podemos inscribir en un LoveCruise. jajaj.

1 comentario:

Gomez Mendiburu dijo...

me tienes que llevar a tomar una de esas medias de seda, a ver que tan asquerosas realmente son... still, cómo se te ocurre pedir algo con ese nombre????

Related Posts Widget for Blogs by LinkWithin