jueves, febrero 5

4.5

El día de hoy cumplo cuatro años y medio junto a quien ahora es mi esposo.
Todo esto, aunque me emociona, me sigue pareciendo tan extraño.

Tan sólo 5 años atrás, sentía que valía tan poco que imaginaba que terminaría con cualquiera sin importar si me apreciaba en verdad o no.

Me siento muy afortunada de ver que este no fue el caso. Encontré a alguien que me aprecia tal y como soy y a quien yo aprecio tal y como es.

Aún pienso en el día que lo conocí; mi viaje a Nueva York y nuestro rápido entendimiento y mutua atracción; nuestras primeras muestras de afecto, como la primera vez que tocamos nuestras manos y la primera vez que se tocaron nuestros labios; nuestra primera cita, entre otras experiencias.

Me ha sido difícil crecer entre tantas inseguridades y autopercepciones nocivas, y aunque poquito, creo que lo he hecho. Como toda una señora, creo firmemente que una de las bases para mantener una relación bonita (aunque suene trillado) es la comunicación y otra de ellas, cambiar la rutina, aún si es algo pequeño. Esos detalles y cosas aparentemente insignificantes me inspiran a continuar apreciando el amor que siento por él y a él solito. 

Para cerrar esta entrada medio rara, sólo me queda decir que pretendo continuar creciendo y pretendo hacerlo acompañada :)

Foto: 31 de octubre de 2010.
Related Posts Widget for Blogs by LinkWithin